Ecuador

Población: 13 400 000

Capital: Quito

Convenios fundamentales de la OIT ratificados: 29 - 87 - 98 - 100 - 105 - 111 - 138 - 182

Las violaciones a derechos sindicales en plantaciones bananeras continuaban con el despido de 26 militantes sindicales. La represión sindical ha sido la respuesta al ejercicio de la actividad sindical en los sectores bananeros y de floricultura. El Presidente de una confederación sindical nacional fue amenazado por sus actividades sindicales.

Derechos sindicales según la ley

La Constitución y el Código Laboral dan a la mayoría de los trabajadores/as el derecho a formar sindicatos, a excepción de la policía y de los empleados del sector público en entidades no productivas.

Dificultades para formar un sindicato: En el servicio público, para poder presentar un pliego de peticiones o negociar un contrato colectivo, se debe constituir un Comité Central Único que represente a más de la mitad de la fuerza laboral.

Según su clasificación, los trabajadores/as del sector público se encuentran sujetos a la Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera Administrativa (LOSCA) en el caso de los empleados y los cargos directivos; y al Código del Trabajo para los obreros. Los primeros no pueden organizarse en asociaciones profesionales, sindicatos o comités de empresa, y los segundos pueden hacerlo de acuerdo a la labor que desempeñen, pero sólo la organización mayoritaria tendrá todas las atribuciones de representación ante sus empleadores. Esto es lo que se denomina sindicato único.

Para poder formar un sindicato se requiere un mínimo de 30 trabajadores/as, teniendo en cuenta que en Ecuador 60% de las empresas emplean menos de 30 trabajadores/as, alrededor de un millón de trabajadores/as no tienen posibilidad de sindicalizarse. Los trabajadores/as tienen que ser de nacionalidad ecuatoriana para poder ocupar un puesto directivo en los sindicatos.

Si los trabajadores/as que forman un sindicato representan menos del 50% de la fuerza laboral, deben establecerse comités de empresa. Para formar un comité de empresa es necesario contar con la aprobación del 50% más uno de la plantilla de trabajadores y trabajadoras. Si el comité de empresa tiene más miembros que el sindicato, este último no tendrá ningún poder en el lugar de trabajo.

Derecho de huelga: El derecho de huelga prácticamente no existe en la función pública. Sólo los trabajadores y trabajadoras amparados por el Código del Trabajo, salvo las excepciones previstas en el artículo 35 de la Constitución Política del Ecuador, pueden hacer huelga.

La Constitución estipula que está prohibido paralizar las actividades del sector público. La lista de estas actividades incluye la educación, justicia, seguridad social, transporte, servicio de aguas, energía eléctrica y distribución de combustibles, que no entran en la definición que hace la OIT de los servicios esenciales. Según el Decreto 105 del 7 de junio 1967, quienes contravengan esta disposición incurren en penas de cárcel que oscilan entre dos y cinco años.

En el sector privado, sólo puede declararse una huelga a nivel de empresa o de fábrica. La ley restringe además este derecho en la mayoría de los sectores, imponiendo un período de reflexión de 10 días – que en algunos sectores, como en la agricultura, se extiende hasta 20 días – antes de poder ir a la huelga.

La ley prohíbe que las federaciones y confederaciones lancen una convocatoria de huelga. Las huelgas de solidaridad y los boicots están además limitados a un máximo de tres días.

No hay negociación colectiva para los funcionarios públicos: Únicamente los trabajadores y trabajadoras cubiertos por el Código del Trabajo tienen derecho a tomar parte en negociaciones colectivas. Para los trabajadores/as amparados por la Ley sobre el Servicio Civil y la Carrera Administrativa de 2004, el Artículo 110 determina que las condiciones de trabajo no serán concertadas sino impuestas. Esta misma ley impide de hecho que la mayoría de los trabajadores/as en las empresas estatales, y en cualquier compañía en la que el Estado sea un accionista mayoritario, puedan emprender negociaciones colectivas. Los docentes no pueden negociar a nivel local o de lugar de trabajo, únicamente pueden hacerlo a escala nacional.

Regulada la "tercerización": El 31 de mayo, fue aprobado el Proyecto de Ley de reforma al Código del Trabajo mediante el cual se regula la actividad de la intermediación laboral y tercerización de servicios. Con esta aprobación, se corregirá un sistema de larga data en el país que supera los 30 años y que se acentuó a partir de la década de los noventa, limitando la libertad de organizarse en sindicatos, de negociar colectivamente, estabilidad en el empleo, salarios dignos, justos y con derecho a la seguridad social. Por otra parte, permitirá llevar un control y un registro de las empresas, puesto que muchas de ellas se constituyeron al margen de un contexto jurídico que les exigiera funcionar como empresas reguladas y controladas por organismos competentes. Las centrales sindicales tuvieron una activa participación en el debate y posterior aprobación de la nueva Ley

Derechos sindicales en la práctica

Sindicalización obstaculizada por las prácticas empresariales: La central sindical nacional, CEOSL afiliada a la CSI, informó que en más de un 90% de las empresas privadas donde existen sindicatos, la dirección trata de reducir esta influencia estableciendo asociaciones solidaristas.

También es una práctica común entre los empleadores el no declarar a sus empleados a las autoridades de la Seguridad Social, ahorrándose así el pago de las contribuciones a la seguridad social - aún cuando las hayan deducido del salario del trabajador. De esta manera los empleados no sólo se ven privados de la cobertura de seguridad social, sino que además tampoco quedan reconocidos oficialmente como empleados/as permanentes y no gozan por tanto de sus derechos de sindicalización y negociación colectiva.

Otras prácticas, como por ejemplo el recurso generalizado a contratos de trabajo de corta duración, y el hecho de que las penalizaciones que prevé la ley contra los empleadores que violan la legislación laboral no son lo bastante disuasivas, impiden que los trabajadores/as disfruten de su derecho, legalmente protegido, a la sindicalización.

Represión antisindical en las plantaciones bananeras... Los intentos de sindicalizar a los trabajadores/as de las plantaciones bananeras en Ecuador han venido siendo sistemáticamente reprimidos con dureza. Los sindicatos ecuatorianos vienen denunciando continuamente las terribles condiciones de trabajo a que se ven sometidos los trabajadores/as de las plantaciones bananeras. Los trabajadores/as reciben unos salarios muy bajos y se ven expuestos a diversas sustancias químicas cuando laboran en las plantaciones durante la fumigación aérea con pesticidas. Cualquier intento de organización sindical es sistemáticamente reprimido. El trabajo infantil abunda en este sector. Cerca del 98% de los trabajadores/as están empleados por subcontratistas, lo que facilita que los empleadores eludan sus obligaciones legales.

La mayoría de los trabajadores/as tienen miedo de organizarse. Pese a las pésimas condiciones de trabajo, necesitan sus empleos. Sólo siete de las 6.000 plantaciones de banano que existen en Ecuador están sindicalizadas. Aquéllos que intentan sindicalizarse pierden sus puestos de trabajo y son incluidos en listas negras.

…y en la floricultura: Los trabajadores y trabajadoras en las empresas floricultoras del Ecuador tienen miedo a sindicalizarse porque sus empleadores les amenazan con despedirlos si lo hacen. Como resultado, de las 500 empresas en la industria de la floricultura que operan en el país, únicamente tres tienen sindicatos. Es una práctica común que los trabajadores/as que organizan o intentan organizar un sindicato sean incluidos en una lista, que se distribuye también a otras empresas, para impedir que puedan ser recontratados.

Se cuenta además con la complicidad de las autoridades en estas tácticas para evitar la sindicalización. Los trabajadores/as floricultores han intentado en repetidas ocasiones establecer una federación. Por su parte, el Ministerio de Trabajo se ha negado a registrar la federación, tras consultar con los productores y con la asociación de exportadores Expoflores, en lugar de basar su decisión en si el sindicato solicitante había cumplido con todas las obligaciones legales relevantes.

Violaciones en 2006

Contexto general: En noviembre de 2006, fue electo Presidente Rafael Correa que se comprometió a llamar a un referéndum nacional a fin de convocar una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución; a rechazar el pacto de libre comercio con EE.UU.; y a oponerse al aumento de efectivos en la base aérea de Manta.

Represión de una manifestación de trabajadores: Durante tres días consecutivos la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) en conjunto con las Centrales Sindicales convocaron a una manifestación pacífica para pedir que se interrumpan las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, la caducidad del contrato con la petrolera OXY, la cesación de los efectos negativos provocados por el Plan Colombia y la convocatoria de una asamblea constituyente que pueda tratar esos temas. La acción se desarrolló en diferentes provincias del país, siendo violentamente reprimida por la policía y el ejército, quienes utilizaron bombas lacrimógenas y armas de fuego, más de 15 personas resultaron gravemente heridas, y 10 detenidas.

Amenazas e intimidación a dirigentes sindicales de la CTE y CEDOCUT: Desde el mes de enero, Manuel Mesías Tatamuez Moreno, Presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (CEDOCUT), estuvo recibiendo varias llamadas a su teléfono móvil y a su casa, amenazándolo por sus acciones en defensa de los salarios. El 14 de marzo, una furgoneta sin placas de matrícula lo siguió por la capital, Quito, e intentó obligarlo a detenerse en un cruce de carreteras. Él consiguió escapar, pero ese mismo día observó que lo seguía otro automóvil diferente. Denunció el incidente al Ministro de Trabajo y recibió la protección temporal de un guardia durante cuatro días. El 1 de abril unos desconocidos entraron en las oficinas de la vicepresidencia de CEDOCUT, robando documentación importante de la Confederación.

Situación similar ocurrió el 1 de enero en la sede de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), donde se llevaron todo el equipo informativo y audiovisual, así como archivos, obras de arte e información confidencial de la central. A pesar de las denuncias formuladas ante los organismos competentes y la exigencia de las investigaciones respectivas para esclarecer los hechos; hasta la fecha no se tiene mayor información sobre quienes fueron los responsables.

Continúan violaciones a derechos sindicales en plantaciones bananeras: El 23 de enero en la Hacienda Josefa, proveedora de Dole, en las primeras horas de la mañana cuando los trabajadores/as iniciaban el ingreso a las labores en la hacienda, 10 de los dirigentes del Sindicato, encabezados por el Secretario General, Manuel Ruiz, se encontraron con la existencia de una lista en la Administración que les impedía el ingreso a dicha hacienda por estar despedidos y con el anuncio de que sus liquidaciones habían sido depositadas en la Inspectoría del Trabajo de Babahoyo. A partir de ese día el resto de los trabajadores/as inició una huelga pidiendo la readmisión de los trabajadores despedidos. El 11 de febrero un contingente de 35 policías desalojó a los trabajadores de la hacienda Josefa, que estaban en huelga. Al ser cuestionado por los trabajadores, exigiéndole la presentación de la respectiva disposición legal que le autorizaba a esta acción, el Intendente se limitó a recurrir al uso de la fuerza, apoyado por la policía.

Por otro lado, el 24 de enero, en la Hacienda San Luís, Cantón Babahoyo, proveedora de Bonita Banana Corporación Noboa, se impidió la entrada a 16 trabajadores/as de los más activos sindicalistas de la hacienda, 12 de los cuales son dirigentes tanto del sindicato como del comité de empresa en tramite de legalización ante la Subsecretaría del Trabajo del Litoral, comunicándoles igualmente que estaban despedidos.